El Caserío

Una obra con un estilo vivo y divertido que expone la vida tradicional de una aldea vasca donde vive un hombre maduro, Santi, que desea dejar a su sobrino en herencia toda su fortuna y su caserío. Sin embargo su sobrino, un joven pelotari, está más preocupado por vivir la vida que por mantener la tradición. Ana Mari, otra de las sobrinas, juega un importante papel para resolver la historia de forma feliz. Es una obra, además, que  muestra la manera de ser de las gentes y su relación con la fiesta, con las costumbre y con los demás.

La zarzuela “El Caserío” habla del amor y de la fuerza que tiene la tierra y la tradición. El tema no es nuevo en el mundo de la lírica. Ha habido muchos autores que lo han tratado: por ejemplo, Donizetti en Don Pasquale. Esta razón nos lleva a desligar la trama como una peripecia exclusiva del pueblo vasco y por eso despojamos a la obra del costumbrismo típico y tópico que suele caracterizarla.

Nos quedamos con elementos de la esencia vasca: la naturaleza, la tierra, la honradez, la nobleza, el compañerismo, etc. para hacerlos contemporáneos y atemporales. De la misma forma, OCN ha trabajado el libreto para alejar a los personajes originales: el cura, el alcalde, el secretario, el indiano rico, la tabernera… de la mayoría de estereotipos con los que habitualmente eran caracterizados.

Caserio-grande.jpg