El estreno de una ópera: la vision del compositor


    `Don Perlimplín’ supone un hito en la historia de OCN, por ser el estreno absoluto de una opera para adultos de nueva composición, pero también es un hito en la carrera musical de su compositor: Vicent Egea. A unas semanas del estreno estas son sus sensaciones.

 

Vicent Egea Insa vive estos días previos con un “nerviosismo controlado”. No es para menos, el 15 y 16 de junio estrena su primera ópera,- aunque `Don Perlimplín’ no sea la primera ópera que ha compuesto en su vida sí que será la primera que estrene. Sus sensaciones se pueden entender al conocer su doble responsabilidad como compositor y como director musical de la obra.

Egea ha dedicado los últimos 15 años a la composición de la música de `Don Perlimplín´. Desde que el Director artístico de OCN, Pablo Ramos, le plantease su proyecto allá por 20013, Egea ha pasado por un proceso largo y laborioso, cómo el mismo reconoce, ya que en el transcurso de este tiempo se han realizado varias adaptaciones del libreto de la ópera, ha tenido que afrontar muchos otros proyectos musicales y artísticos; y sobre todo porque finalmente el proyecto ha mutado de una obra camerística para una docena de instrumentos a una ópera sinfónica, con la participación de la Orquesta Sinfónica de Navarra.
 
Reconoce que se ha enfrentado al texto original de Federico García Lorca con gran respeto y delicadeza, por la relevancia nacional e internacional del autor, pero este trabajo le ha resultado relativamente “fácil” puesto que la poesía y literatura  de Lorca están llenas de sugerencias musicales y acotaciones que aportan mucha información. El autor granadino además de poeta y dramaturgo era músico y tocaba el piano. En sus representaciones, le gustaba participar porque tenía claro que era lo que quería que sonara en cada momento y así la obra que ahora se versiona también está llena de sugerencias de gran ayuda para Egea. “Es una obra pequeña en duración pero llena de contrastes, sorpresas, sugerencias, emociones,...” ha reconocido en alguna de las entrevistas que le han hecho en las últimas semanas en los medios regionales.

`Don Perlimplín´nació inicialmente con una intención camerística, tanto interpretativamente, participan 6 personajes-; como orquestalmente,-una obra para 13 instrumentos-; pero el hecho de convertirse en una coproducción con Fundación Baluarte, con la participación de la Orquesta Sinfónica y representada en la sala principal de Baluarte han sido definitorios para convertirla en una ópera sinfónica, grande.

Esto, que puede parecer un inconveniente por el trabajo de readaptación que supone para el compositor, es un privilegio para él.  No esconde que el haya supuesto una dificultad para darle a todo el conjunto la unidad que se merece y hacerlo de alguna manera a ciegas, puesto que no conocía quienes iban a ser los intérpretes y cómo se van a mover en el escenario. Para él lo más costoso del proyecto ha sido enfrentarse al texto de un grande como Lorca, plasmarlo musicalmente con la mayor coherencia y respeto. Una labor en la que reconoce que se ha sentido muy apoyado y ayudado por Pablo Valdés, creador del libreto.



Vicent Egea, repasando una partitura en uno de los ensayos con la Orquesta Sinfónica de Navarra


En cuanto a la composición, la obra de Vicent Egea oscila entre los momentos musicales más elaborados, dedicados a los dos duendes que van narrando la historia, y las partes cantadas, con una estética más directa, más sencilla, más amable y más emotiva. Egea no ha podido sustraerse del influjo del flamenco. Como reconocía recientemente en Onda Cero Navarra “Lorca era andaluz y era un gran defensor del patrimonio del flamenco y aunque en esta obra hay algunos comentarios donde Lorca decía que en esta obra no quería abusar de esos sonidos, me han parecido muy oportunos para los momentos más sensuales y eróticos de la historia”. Son algunos toques ligeros de flamenco fusionados con otros sonidos que bajo un punto de vista contemporáneo funcionan muy bien. Para él, el flamenco es un estilo que se deja fusionar con cualquier otra técnica y de ahí, la aparición de la txalaparta de Ortzadar Euskal Folklore Elkartea en la obra.

En la composición ha querido también plasmar los contrastes de la obra original que van desde lo más trágico y desgarrador a lo más infantil y cómico, sin perder de vista el amor con diferentes tratamientos: pasional, grotesco, lírico y dramático.

Reconoce que `Don Perlimplín’ es probablemente el proyecto más ambicioso que ha compuesto por duración en el tiempo y por el procedimiento, al tener que componer con el influjo de un texto de gran valor como es la obra de Lorca. Por eso, reconoce que quiere disfrutar del momento y así lo hará por partida doble: como compositor y como director musical.