Apuntes, historia y música de La Serva Padrona

Por David Gindano Igarreta, músico y musicólogo

La serva padrona(la criada señora o patrona) es un intermezzo en dos partes de Giovanni Battista Pergolesi que se compuso para los entreactos de la ópera seria del mismo autor Il prigioner superbo. Ambas obras se ofrecieron en el teatro San Bartolomeo de Nápoles el 5 de septiembre de 1733 con motivo de su reapertura tras el devastador terremoto que asoló la ciudad partenopea en 1732. El libreto de Gennaro Antonio Federico está compuesto a partir de una obra de teatro homónima de Jacopo Angelo Nelli.

 

Digamos que en un primer momento La serva padrona no se recibió más que como una creación muy ocurrente de un genial compositor muy en boga, quien por cierto moriría en 1736, con 26 años de edad  a consecuencia de la tuberculosis. La trascendencia histórica de esta “obrita” se basará en acontecimientos que todavía estaban por llegar.

 

Aunque ya se había escuchado en París en 1746, en 1752 una adaptación en francés con ciertas modificaciones titulada La servante maîtresse sirvió como intermezzo para la “pastoral heróica”Acis et Galatée de Gianbattista Lully suponiendo una verdadera revolución. Jean Baptiste Lully, nombre con el que se conocería en Francia a este compositor florentino, había marcado el canon de la ópera francesa del XVII vinculada especialmente al larguísimo reinado de Luis XIV.  La música de Pergolesi se recibió como un soplo de aire fresco frente al encorsetado, aunque genial, estilo operístico de Lully y de sus sucesores, entre los que destaca el gran Rameau. 

 

Muy pronto La serva dejó de ser un espectáculo para los entreactos de una obra mayor y alcanzó categoría de obra individual siendo imitada entre otros por el ilustrado y progresista Rousseau con su Le devin du village y desencadenando una importante diatriba, conocida como La querelle des bouffons,entre los defensores del estilo serio francés y del más cercano, moderno y popular de la opera buffa italiana.

 

No es La serva padrona la primera opera buffa, aunque sí la más antigua de las que han permanecido en el repertorio.Este género de origen napolitano, aunque el concepto de intermezzo nazca durante el Renacimiento en la muy refinada Florencia, ya llevaba un tiempo siendo popular especialmente en la ciudad donde surgió y no pocas veces en su propio dialetto. Pergolesi bebe así directamente de la maravillosa Il trionfo dell’onore de Alessandro Scarlatti y de las geniales, pero desgraciadamente bastante olvidadas, creaciones de Leonardo Leo, Francisco Feo o Leonardo Vinci. El tradicionalmente considerado fundador de esta escuela napolitana de ópera, el recientemente redescubierto Francesco Provenzale, ya tiene atribuida una ópera titulada “El marido esclavo de su mujer”, de aquellos polvos…La serva padrona

 

No obstante, la difícil, amén de divertida. relación, que hoy tildaríamos de “tóxica”, entre la espabilada Serpina (serpientilla), siempre ayudada por el criado mudo Vespone (avispón) y el calzonazos de Uberto tuvo muchos continuadores, sin ir más lejos Bastián y Bastiana de Mozart bebe directamente de ella, y sigue conservando en nuestros días toda la frescura de una creación magistral, que une su genialidad a la eterna vigencia de unos personajes arquetípicos inspirados  en los personajes de la commedia dell’arte.

 

Y además, en esta ocasión será La serva padrona la que ocupe el puesto de obra principal engrandecida con la obertura que el propio Pergolesi compuso para su ópera Lo frate ‘nnamorato, e intercalándose entre sus dos partes un maravilloso fragmento de The Fairy Queen de Purcell, que servirá así de intermezzode una obra universal que nació como tal.